Tips de Fin de Año de un Docente Muy Cansado

Publicado por Crysta Baier el 22 mayo, 2018

iStock-840623410

Los días se arrastran y pasan rápidamente. Cada vez estoy más cansada y tal vez un poco más afilada que de costumbre. Siento que estoy cojeando, o incluso gateando hasta la meta final. Mi escritorio está lleno de papeles para los cuales no tengo energía para archivar, y mi resistencia está en declive. Es esa época del año que un docente ama y teme: el último mes de escuela y clases. El fin de la línea.

¿Cómo podemos como docentes -que estamos dentro de un aula- pasar este momento difícil cuando nuestros estudiantes olvidan las reglas y procedimientos que pasamos nueve meses enseñándoles? Estas son algunas estrategias que pueden ayudarnos a disfrutar más plenamente (o, al menos, sobrevivir) estas últimas semanas:

  1. Concéntrese en el cuidado personal: cuando mi lista de tareas parece interminable y estoy abrumada, trato de relajarme y cuido de mí misma fuera de la escuela. Si hay buen clima, salgo a caminar, a correr o jugar. Leo o hago yoga. A veces me siento en el sofá y disfruto a mis hijos, o incluso me detengo y veo un programa de televisión. Suena contradictorio ya que mis deberes en el hogar y en el trabajo continúan multiplicándose, pero cuando me tomo un tiempo, termino teniendo más energía para verificar los elementos de mi lista de tareas pendientes.

  2. Piense en los estudiantes individuales y cuán lejos han llegado: La escuela para la que trabajo es un edificio pequeño, en este encuentras desde preescolar hasta cuarto grado. Para cuando los niños llegan a cuarto grado, los conozco bien, algunos desde preescolar. Los alumnos de cuarto grado son siempre un desafío. Están listos para ingresar a la primaria, pero son tan ingenuos en muchos aspectos. Cuando estoy luchando con estos niños, miro hacia atrás cuando eran niños de preescolar. Pienso en lo lejos que han llegado, lo que han aprendido, cómo han cambiado y sonrío. Recuerdo lo que voy a extrañar de ellos el próximo año, y estos recuerdos me ayudan a tener un poco más de paciencia.

  3. Reflexione las nuevas actividades que implementó este año: trato de recordar cosas que he logrado en el aula. Este año, intenté enfocarme en agregar más actividades de STEAM a mi clase. Intenté esto con casi todas mis clases, y estas actividades fueron divertidas e interesantes. Estoy orgullosa de mí misma por haber salido de mi área de confort y abrazar algo nuevo. También traté de agregar un proyecto de investigación más detallado para mis alumnos más jóvenes. Estas dos cosas por sí solas me enorgullecen de mis logros como docente de este año, y pensar en estas nuevas actividades me ayuda a avanzar hasta el final, así puedo comenzar a pensar y planificar para el próximo año.

  4. Recuerda momentos graciosos: si no tienes sentido del humor, no puedes sobrevivir a la enseñanza. Entonces, trato de reírme cuando un niño dice: "Sra. Baier, ¿cuántos años tienes? Apuesto a que eres más viejo que mi abuela ". Aquí hay algunos comentarios divertidos que mis amigos docentes compartieron conmigo. Espero que estos te hagan reír y te acompañen durante estas últimas semanas, cuando tanto necesitamos un sentido del humor:

  • Un estudiante le dijo a su maestra de preescolar que necesitaba contarle un secreto, así que salieron al pasillo y él le dijo que olía a nachos picantes.
  • Le dije a un maestro de segundo grado: "Mi intestino está obstruido".
  • Un estudiante de preescolar dijo: "¿Me puedes volver a poner el codo en el pelo?"
  • Otro estudiante le dijo a un amigo mío: "¿Sabía que nací el mismo día de mi cumpleaños?"
  • O, como me dicen los alumnos de primer grado, "Sra. Baier, ¿puedo hablar contigo en privado? 

Está bien reír, aligera el momento y nos ayuda a mantenernos sanos.

Acepte el hecho de que las últimas semanas de escuela requerirán toda su atención, y espero que esté de acuerdo con eso: alrededor de mediados de abril, empiezo a decirle a mi familia, amigos, vecinos y cualquier otra persona que escuche que el final de la escuela está cerca. Le recuerdo a la gente que abril y mayo son mis meses más ocupados, así que por favor entiendan si soy un desastre. Entonces planeo enfocarme y trabajar hasta tarde, y hago todo lo posible para avanzar. Afortunadamente, la gente que conozco y amo me tolera y me ofrece llevarme a tomar un café una vez que la escuela termine el año.

El final está cerca. Aguanta, cuídate, ríete y persiste. Muy pronto, estarás arrojando tus papeles en el aire y corriendo hacia tu auto para disfrutar de la diversión del verano y del dulce y dulce descanso. ¡Que tengas un descanso maravilloso y reparador!

No se pierda todos los blogs divertidos e inspiradores que publicaremos este verano. ¡Suscríbete hoy a nuestro blog de educadores! >>

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo