Mi Salón de Clase: Antes y Ahora

Publicado por Paul Gigliotti el 10 mayo, 2018

Mi-salon-de-clases.Antes-y-ahora

Parece que fue ayer cuando comencé mi carrera docente recién salido de la universidad. Aunque mi intención era enseñar solo durante unos años y luego seguir una carrera legal más lucrativa, mis primeros años en el aula revelaron el celo que tenía por enseñar ciencias sociales. En pocos años, encontré mi vocación como docente al frente del aula y nunca miré hacia atrás. Ahora, veinte años después, aún conservo esa pasión y entusiasmo por enseñar. Sin embargo, estoy sorprendido al ver cuánto ha cambiado mi salón de clases desde que comencé mi carrera, y en cuanto he crecido y en lo que me he convertido.

Mi Introducción a la Enseñanza
Como docente de primer año durante veintiún años, trabajé más duro de lo que había trabajado antes. Llegué a la escuela temprano en la mañana, a veces antes de que el conserje hubiera apagado el sistema de alarma. ¿Quién podría olvidar esa fría mañana de febrero cuando la policía entró al edificio buscando a un intruso, pero en su lugar me encontró clasificando y clasificando papeles en mi escritorio? A lo largo del día, enseñé mis lecciones, enseñé a mis alumnos y me quedé mucho tiempo después de que la mayoría de los docentes veteranos se habían ido a casa. Cada noche, tomaba montones de papeles para llevar a casa y pasaba horas planificando la lección del día siguiente.

Mis primeros años de enseñanza incluyeron muchos planes de lecciones sorprendentes. Digo eso en broma, porque un día normal en mi salón de clases involucraba principalmente notas en la pizarra (¡sí, la pizarra!), acompañados de una conferencia de veinte a treinta minutos. En algún momento, me gradué con una transparencia más sofisticada en el proyector de la cabecera. Por lo general, una hoja de trabajo borrosa de la guía del docente de libros de texto seguiría para reforzar los objetivos de la lección. Ocasionalmente, incluso usaba la computadora de un docente en el taller para crear mis propios materiales. Pocos docentes incluso intentaron usarlo en ese momento, por lo que con frecuencia estaba disponible. Para la tarea, los estudiantes serían asignados a escribir un párrafo resumiendo del objetivo de la lección. Sus composiciones básicamente esculpieron las notas que había garabateado en polvo de tiza. Mis unidades concluyeron cada dos semanas más o menos con un examen a la antigua, la cual pasé horas evaluando y analizando a mano.

Obtener el Sabor de la Tecnología del Aula
Al comienzo de mi tercer año de enseñanza, mi escuela finalmente comenzó a comprar algo de tecnología de instrucción. Algunas veces al año, pude ver un proyector digital y una pizarra digital interactiva de última generación. Todavía recuerdo haber pasado el carrito oxidado con la computadora de escritorio del personal a mi salón de clases. A partir de ahí, tuve que empujar la gigantesca e incómoda pizarra interactiva con las ruedas más diminutas hacia mi aula también. Todo estaba conectado por una red de cables y de lo cual temía que los estudiantes tropezaran accidentalmente al entrar al aula. Una vez que configuré todo, ¡estaba listo para enseñar lo que pensé que era la lección más increíble que se haya enseñado! Incluía una presentación de PowerPoint que había creado, que tenía imágenes y animaciones. Incluso si fuera capaz de resolver los problemas técnicos, como la luz intermitente en el puerto que no dejaba de parpadear, básicamente lo estaba utilizando como una pantalla con un elegante mouse para avanzar las diapositivas. Mi director en ese momento observó mi lección y no tuvo más que elogios por lo bien que funcionó. En las semanas que siguieron, comencé a crear más de estas lecciones. Incluso me inspiré para construir un sitio web simple, donde comencé a publicar notas y una lista de tareas para estudiantes y padres, a pesar de que la mayoría de ellos aún no tenían acceso a Internet.

En aquellos primeros años, sentí que estaba haciendo un gran trabajo en el aula; tal vez lo era por el momento. Estaba trabajando mucho para tener el interés de mis alumnos y utilizando todos los recursos, incluida la tecnología, que estaban disponibles para mí. A menudo recibí elogios de mis administradores y padres por mis esfuerzos. ¡Incluso gané varios premios! Sin embargo, mirando hacia atrás y reflexionando sobre esos primeros años, me doy cuenta de que mis lecciones carecían del uso de "tecnología instruccional efectiva". Mis lecciones también eran típicamente de bajo nivel, diseñadas por igual, ejercicios que fallaban y desafiaban a mis alumnos para descubrir nuevos conocimientos, colaborar entre ellos, interactuar con el contenido o crear sus propios productos de trabajo. 

El Aula de Hoy Se Ve Muy Diferente
Hoy, todo eso ha cambiado. Con el paso de los años, me he convertido en un docente muy diferente y, me atrevo a decir, mucho mejor. Mi aula se ha convertido en una experiencia de aprendizaje basada en la tecnología, centrada en el estudiante, "sin papel". Los estudiantes pueden trabajar en lecciones diferenciadas basadas en la tecnología a su propio ritmo. Cada una de estas lecciones desafía a los estudiantes a descubrir nueva información por sí mismos, interactuar con el contenido y crear su propio trabajo multimedia para mostrar lo que han aprendido. El aprendizaje prospera en mi clase al brindarles a los estudiantes la oportunidad de colaborar, crear y compartir lo que han aprendido con los demás. Los estudiantes de hoy han crecido con la tecnología y pueden usarla con más éxito que muchos recursos tradicionales de la clase.

Una lección típica en mi clase de hoy comienza cuando los estudiantes inician sesión en mi sitio web. El sitio web de mi clase ha crecido a lo largo de los años al publicar información en una comunidad de aprendizaje interactiva. Desde mi sitio web, los estudiantes pueden acceder a cada lección y actividad en línea, tanto dentro como fuera de mi clase. Esto brinda muchas oportunidades para cambiar fácilmente mi instrucción en el aula. Los estudiantes disfrutan trabajar a su propio ritmo en actividades y rápidamente se sienten cómodos con nuestros procedimientos de clase. Cuando los estudiantes llegan a mi salón de clases, generalmente comienzan a trabajar incluso antes de repasar las instrucciones diarias. Recientemente tuve que atender un altercado en el pasillo y estaba preocupado por los estudiantes que estaban en mi salón de clases. Cuando regresé, ¡encontré a mis alumnos trabajando diligentemente y participando en la lección diaria! 

Involucrar a los Estudiantes con la Tecnología
Cada una de mis lecciones basadas en la web se basa en un objetivo de aprendizaje cuidadosamente redactado, escrito para desafiar a los estudiantes a usar habilidades y tecnología de alto nivel para aumentar su profundidad de conocimiento. Por ejemplo, un objetivo de aprendizaje podría ser algo como: "Puedo predecir los desafíos a los que se enfrentó George Washington como el primer presidente de los Estados Unidos". El objetivo del aprendizaje requiere que los alumnos vayan más allá del simple recuerdo para completar la tarea. Luego, los estudiantes siguen las instrucciones de las lecciones que se encuentran en mi sitio web: pueden utilizar enlaces a materiales adicionales y explorar contenido multimedia integrados para recopilar la información necesaria para alcanzar el objetivo del aprendizaje. A cada alumno se le asigna una lección diferenciada en función de su aptitud y rendimiento previo.

A medida que los estudiantes completan la tarea, crean su propio cuaderno digital multimedia. Poder crear su propia carpeta digital para exhibir su trabajo obliga a los estudiantes a conservar una mayor profundidad de conocimiento. También libera a los estudiantes para trabajar dentro de sus propias fortalezas, en lugar de caminos predeterminados. Los estudiantes pueden compartir su trabajo con otros estudiantes de la clase. A lo largo del proceso, los docentes y los padres pueden monitorear el progreso del estudiante en cualquier momento. También pueden agregar andamios y apoyo a tareas para estudiantes con necesidades especiales.

 

Mirando Hacia el Futuro
Mi salón de clases actual también incluye espacios de colaboración en los cuales los estudiantes trabajan juntos para completar material adicional. Los estudiantes participan en lecciones interactivas usando mi pizarra interactiva y la mesa táctil. También puedo enviar actividades colaborativas atractivas a los dispositivos móviles de los estudiantes desde la computadora de mi clase. Asignaciones como estas me dan la oportunidad de lograr que cada estudiante participe en el refuerzo del contenido y la evaluación constante. La configuración de mi clase también me permite ubicar a mis alumnos en el centro de un entorno de aprendizaje dinámico creado para satisfacer cada una de sus necesidades específicas. Mientras que en el pasado hubiera dedicado horas a calificar dichas tareas, mi software me permite recopilar datos en tiempo real sobre el rendimiento de los estudiantes durante las actividades y las evaluaciones. En lugar de pasar el tiempo "clasificando" documentos, ahora puedo usar ese tiempo para analizar elementos de dificultad, crear actividades de seguimiento para estudiantes en riesgo y contactar a los padres.

En los últimos veinte años, muchas cosas en mi clase han cambiado. La infusión de tecnología educativa ha hecho que mi enseñanza sea más atractiva, efectiva y dinámica. A medida que pasan los años, los docentes deben continuar evolucionando para cumplir con las cambiantes necesidades académicas de nuestros estudiantes y nuestra sociedad. Espero ver lo que los próximos veinte años traerán a la educación, y cómo me adaptaré para convertirme en un docente aún mejor. 

¿Le gustó esta nota? Inspírese con otros docentes increíbles cada semana con artículos entregados directamente en su correo cuando se suscriba a nuestro blog Educativo >>

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo