Hablar con Estudiantes Sobre Tragedias: La Perspectiva de un Director

Publicado por Kelly Bielefeld el 12 abril, 2018
Encuéntrame en

AdobeStock_170654360

En diferentes países de América Latina, seguramente han atravesado por situaciones nada fáciles. Como nación les duele y como individuos mucho más ya que pudieron haber perdido seres queridos. Por mencionar algunas: terrorismo y ataques a escuelas. Los eventos de esos días seguramente fueron indescriptibles, devastadores y extremadamente emocionales.

Esto no es una introducción sobre cómo tratar con los estudiantes estas situaciones, esta es una guía sobre cómo responder a los eventos públicos con carga emocional y política que surgen en el aula.

  1. Mantén la calma y el equilibrio: Para las personas que están en estados de emoción intensificados, ¿puede ser difícil pensar con claridad? Los docentes y padres por igual pueden volverse un poco menos racionales cuando están molestos. Cuando se trata de manifestaciones públicas de violencia, es difícil no sentirse molesto y emocional. Entonces, como director, aconsejaría a los docentes que se mantengan lo más tranquilos y racionales posible, aunque esto sea un desafío. La mejor manera que he encontrado para hacer esto es procesar la información con alguien antes de saludar a los estudiantes. Algunas veces, llevé a cabo reuniones con docentes a primera hora de la mañana. Esto no se debe a que yo cuente con sabiduría profunda, esto lo llevaba a cabo ya que cuando somos capaces de procesar las cosas en equipo, puede ayudarnos a trabajar a través de la emoción y mantener la calma en el transcurso del día.

  1. Piense en lo molesto que son los eventos para sus distintas edades: Los eventos pueden dar miedo, temor, pánico, etc; a veces los docentes no piensan mucho sobre el impacto que estas historias pueden tener en sus estudiantes. Sé que en algunos hogares ven las noticias, y mantenerse al día sobre los eventos actuales son algo común, pero en otros hogares los estudiantes están protegidos de esto o no tienen mucho acceso ni conocimiento. El docente, y por lo tanto la escuela, deberían preguntarse qué papel deberían desempeñar para comunicar algo de esto a los estudiantes. Estas situaciones pueden ser extremadamente aterradoras para los estudiantes, especialmente los que involucran a las escuelas. El consejo que ofrecería es hablar en términos generales. A veces es bueno reconocer que las cosas suceden, pero no hay necesidad de muchos detalles. Realmente no es necesario que los estudiantes sepan la cantidad de personas que fueron asesinadas o el tipo de arma que se usó. Especialmente con los estudiantes más jóvenes, estas cosas son mejor excluirlas. Los docentes pueden simplemente decir que sucedió algo realmente triste

  2. Los niños algunas veces tienen información limitada o incluso información falsa. - Otro problema que puede surgir es que los estudiantes traigan información falsa a la escuela con ellos. Debido a que hoy tenemos una variedad de nuevas fuentes, se pueden compartir todo tipo de noticias con los estudiantes. A veces esto tiene una motivación política y parte es completamente inocente. No obstante, estos rumores se extendieron rápidamente entre los estudiantes jóvenes y los estudiantes mayores. Por mencionar un ejemplo, recuerdo haberme enterado personalmente del bombardeo de la ciudad de Oklahoma en los Estados Unidos, justo después del almuerzo, era docente de mi primer año en una escuela secundaria. Los estudiantes estaban hablando de eso y esa fue la fuente de información para mi. Mi consejo como principio es regresar al paso uno, pero siempre ofrecer consejos generales y atenerme solo a los hechos. No permito que los estudiantes compartan lo que saben, ya que esto puede convertirse en una historia, y las historias falsas pueden ser más molestas para todos.

Aquí está la última lista simplificada -paso a paso- que les ofrecería a los docentes cuando ocurran grandes tragedias públicas:

  • Paso 1: dirígete a toda la clase y hazlo a primera hora del día.

  • Paso 2: hablar en términos generales, apegarse a los hechos y no entrar en detalles.

  • Paso 3: comunique a los padres la conversación que se realizó con la clase y que necesitan continuar hablando con sus hijos cuando lleguen a casa.

  • Paso 4: Asegúreles a sus alumnos que están seguros con usted y que hará todo lo posible para mantenerlos a salvo. También es importante comentarles qué tan raros son estos eventos y, aunque dan miedo y vemos muchas imágenes y videos de miedo, la verdad es que es muy poco probable que les suceda mientras están en la escuela.

Estos pasos pueden no ser la receta perfecta para apoyar emocionalmente a los estudiantes durante estos eventos, pero pueden ayudar a un docente como en su momento lo ha hecho conmigo.º

Para obtener consejos de enseñanza más perspicaces, asegúrese de suscribirse al blog Educativo hoy mismo.

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo