Propósitos de Año Nuevo de una Docente de Primaria

Publicado por Crysta Baier el 04 enero, 2018

Propósitos-de-Año-Nuevo-de-una-Docente-de-Primaria.jpg

Me encanta un borrón y cuenta nueva, un nuevo calendario y el optimismo que trae un nuevo año. Disfruto la idea de hacer cambios positivos para mí y para quienes me rodean. Un nuevo año me impulsa a pensar en mi vida y a decidir hacerlo mejor. Lo mismo se aplica a mi enseñanza: es una gran oportunidad para mí establecerme metas en el aula, así que se me ocurrieron seis propósitos de enseñanza para 2018. Creo que estas resoluciones serán beneficiosas para mí, mis alumnos y tal vez incluso otros docentes por ahí.

Este es mi plan para comenzar el nuevo año en el camino correcto:

  1. Mantener la calma. Enseñar es un trabajo impredecible, y trabajar con niños puede ser emocionalmente agotador. Quiero volver a dedicarme al arte de la paciencia. Muchas situaciones difíciles que ocurren en un salón de clases se pueden estabilizar si un docente puede mantener la calma. En lugar de mostrar mi frustración, pienso tomar un respiro profundo, darme un segundo para pensar y mantener la calma. Creo que cuando un docente actúa con calma, él o ella marca la pauta en el aula y crea una sensación de seguridad. Esto no siempre es fácil, pero es una meta valiosa que creo que tendrá un impacto positivo en mí y en mis alumnos. Este artículo tiene algunos excelentes consejos para ayudar a los docentes a mantenerse cuerdos.

  1. Mantener mi escritorio limpio. Me resulta casi vergonzoso explicar a mis colegas: "¡Bien, estoy organizado en mi cabeza!" Sé que un escritorio limpio no necesariamente cuenta toda la historia sobre una persona, pero para mí, mi escritorio dice que debo tomar 20 o 30 minutos de mi tiempo para limpiar. Si fuera más ordenada, me sentiría mejor, mi área de trabajo se vería más presentable, y no tendría que buscar las cosas desesperadamente en el último momento. Entonces, aunque un escritorio limpio no es lo más importante para poder llegar a un aula, creo que un escritorio más limpio y organizado enviará un mensaje a mis alumnos, demostrando que me importa mi espacio de enseñanza.
     
  1. Mantener una lista actualizada de cosas que debo hacer y recordar. Un día de escuela normal es muy ocupado: me cambio de una clase a otra durante todo el día y muchas veces se me olvidan las cosas. Olvidé qué estudiantes están esperando un libro, los alumnos que debo visitar y qué tareas me han llamado la atención durante el día. Entonces, este 2018, quiero anotar estas "tareas pendientes" en una libreta para que pueda recordarlas y abordarlas cuando el tiempo lo permita. Mantener una lista me ayudará a mantenerme enfocada y organizada, y también me ayudará a cumplir las promesas que le hice a los estudiantes. Si les digo a los estudiantes que encontraré información para ellos, quiero recordarlo y hacerlo. Mi cuaderno de "cosas por hacer" será mi estrategia para estar al tanto de las cosas.
     
  1. Enfocarme en los atributos positivos de los estudiantes. A medida que avanza el año escolar, el optimismo de agosto de un docente se atenúa. Es fácil desanimarse por la falta de progreso o las conductas difíciles de los alumnos. En el nuevo año, quiero recordar el valor inherente de cada uno de los estudiantes. Es fácil hablar mal de los estudiantes, pero es mucho más productivo mantener una actitud positiva. En vez de obsesionarme por el hecho de que Juan no puede quedarse quieto, recordaré que él es el primero en brindarle apoyo. Recordaré que Susana siempre me abraza y es dulce y amable. Esto no significa que no intentaré resolver problemas en el aula y corregir comportamientos problemáticos, pero sí quiero decir que recordaré que los estudiantes valen más que los errores que cometen.
     
  1. Recordar que lo que hago es importante. Este 2018, no tomaré mi carrera como docente por sentado. Recordaré, todos los días, que puedo tener un impacto positivo en mis alumnos. Tal vez pueda ayudar a los alumnos a convertirse en lectores y aprendices de por vida. Tal vez le dé a ese niño que lo necesita un abrazo extra todos los días. O tal vez simplemente les demuestro a los alumnos que creo en ellos y me importan. Recordaré que la capacidad de hacer una onda positiva en el mundo está a mi alcance cada hora de cada día. Esta es una idea poderosa: que lo que hago importa a mis alumnos y al mundo. Así que me propongo recordar la importancia de enseñar en días buenos, días difíciles e incluso días aburridos. Lo que hago hace la diferencia, ¡y necesito recordar que debo celebrar ese hecho!

  1. Ser amable conmigo mismo cuando rompo estos propósitos. Finalmente, debe ser fácil conmigo mismo cuando el nuevo semestre se alargue y yo vacile. Ninguno de nosotros es perfecto, e incluso con las mejores intenciones, tendré mis días difíciles. Puedo ser brusca con un niño, o puedo frustrarme con un comportamiento. Puedo perder la paciencia, tener una lección de fracaso, o simplemente estar muy cansada y gruñona. Pero cuando me quedo corta, necesito recordar que soy un ser humano, que soy digna, y lo haré mejor mañana. Quiero darles espacio tanto a mis alumnos como a mí para cometer errores y saber que mañana es un nuevo día.

Aquí están las alegrías, los éxitos y los desafíos que traerá el 2018. Que mantengamos el amor de enseñar, a nuestros alumnos mantenerlos cerca de nuestros corazones y ser los mejores docentes que podamos ser. También podemos perdonarnos a nosotros mismos cuando nos quedamos cortos. ¡Feliz año nuevo! 

¿Quiere más tipos de enseñanza en el 2018? Suscríbase a nuestro blog de docentes para obtener el contenido más fresco durante todo el año.

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo