Califica lo Que Importa, y Si Importa ¡Califícalo También!

Publicado por Kelly Bielefeld el 10 enero, 2019
Encuéntrame en

Grading What Matters

Como seres humanos, tendemos a sentirnos cómodos haciendo algo y nos gusta hacerlo de la misma manera una y otra vez. Es fácil para nuestro cerebro volverse más "automático", por lo que no tenemos que pensar mucho en cada tarea específica. Pero para algunas cosas, ya que se han vuelto más y más automáticas, es posible que hayamos olvidado el propósito original de hacerlo en primer lugar.

Yo diría que dar calificaciones usando letras a los estudiantes es una de estas "cosas". Se ha vuelto automático, tan automático que la mayoría de los docentes no se detienen a pensar mucho sobre el propósito original detrás de darlos.

¿Por Qué Calificamos?

Supongo que si tuviéramos que encuestar a la mayoría de los docentes preguntando por qué tenemos calificaciones, encontraríamos algunas respuestas diferentes. Algunos docentes informan que las calificaciones proporcionan retroalimentación a los estudiantes sobre su aprendizaje. Otros pueden afirmar que las calificaciones nos permiten conocer los conceptos que los estudiantes han dominado y los que no. Algunos podrían decir que las calificaciones son principalmente para comunicar el progreso tanto a los estudiantes como a los padres. Y, finalmente, en el sentido más básico, algunos pueden decir que las calificaciones indican competencia, lo que a su vez nos permite saber quién ha aprendido las habilidades para pasar al siguiente nivel.

Todas estas respuestas parecen razonables y lógicas, entonces, ¿cuál es la respuesta “correcta”? ¿Alguna de estas respuestas es mejor que las otras, o todas aplican de alguna manera? 

No estoy seguro de tener la respuesta a esas preguntas, pero creo que la forma en que los docentes responden esta pregunta refleja una filosofía. Esta filosofía los lleva a calificar de cierta manera. Créalo o no, en la mayoría de las escuelas de todos los niveles, las filosofías y la práctica de calificación de los docentes varían en gran medida. Esta variación proviene de la creencia de lo que realmente significa un "grado".

Creación de un Sistema de Calificación Significativo

Entonces, ¿cómo vamos a establecer una "mejor" filosofía o metodología para documentar las calificaciones de los estudiantes? Nuevamente, no sé si tengo las respuestas, pero al reflexionar sobre algunas preguntas sobre nuestras prácticas, podemos tomar mejores decisiones sobre las calificaciones de los estudiantes:

Pregunta # 1: ¿Qué requisitos existen para calificar?
Estos podrían provenir del edificio, del campus o incluso según la autoridad competente, pero esta es realmente una de las primeras consideraciones que debemos hacer. Si tenemos una escala de calificaciones de secundaria a la que todos se adhieren, probablemente no haya una oportunidad para hacer ajustes a nivel de aula. Lo mismo ocurre con la escala de GPA, las ponderaciones, la calificación basada en estándares y otras variables. Los docentes deben trabajar dentro de los límites de estas limitaciones. No importa qué tan progresivo sea el docente, estas expectativas son lo primero en el proceso de calificación.

Pregunta # 2: ¿Qué es lo más importante?
Una vez que el docente conoce los requisitos por parte de sus autoridades, esta es la pregunta más crítica. Los docentes saben qué es lo que más importa y deben darse cuenta de que sea lo que sea se necesita evaluar. Los grados impulsan el comportamiento de algunos de nuestros estudiantes, no todos, pero la mayoría de ellos. Lo que calificamos es lo que "les importa" a muchos, así que debemos asegurarnos de que las cosas que calificamos sean importantes. Algunos docentes se molestan con la pregunta: "¿Esto es para un grado?" Pero esta pregunta realmente llega al meollo de este punto. Los niños nos preguntan esto porque creen que las cosas que se califican son más importantes que las que no lo son. Esencialmente, nos están preguntando: “¿Cuánto me cuesta trabajar en esto?”. El docente debe saber la respuesta a eso antes de crear la tarea. Como docente, asegúrese de hacerlo. 

Pregunta # 3: ¿Qué papel desempeñan los comentarios, el progreso o la comunicación en la calificación en su aula?
Es posible que los docentes no hayan pensado mucho en esto (vea el párrafo uno de este artículo). Cada uno de estos son objetivos diferentes a la calificación. No son exclusivos, ya que podría haber más de una razón para calificar e informar calificaciones. La retroalimentación con la calificación es crítica. Al dar porcentajes y calificaciones de letras, a menudo nos disparamos en el pie. Los estudiantes se aferran a un 93% y siguen sabiendo que obtuvieron una A. Esta no es una buena manera de proporcionar comentarios, ya que el estudiante probablemente no pensó mucho en el 7% que faltó en la tarea.

Documentar y comunicar el progreso es otro objetivo noble para calificar. ¿Los estudiantes ven las calificaciones como progreso? ¿Sienten que una calificación documenta su progreso hacia el aprendizaje de una meta, o es un veredicto final sobre cómo se desempeñaron? Una cosa interesante para pensar desde el punto de vista del estudiante.

Finalmente, las calificaciones son una gran herramienta de comunicación, pero debemos pensar profundamente sobre lo que estamos comunicando a través del grado. Si un padre ve a un estudiante con cuatro As y dos Bs, ¿qué creen que se comunican los Bs? ¿Qué pasa con el As? El mensaje recibido por el padre podría ser muy diferente al mensaje que el docente intenta enviar (sea lo que sea).

Estas tres preguntas son un esfuerzo para que los docentes reflexionen sobre el pensamiento y las prácticas actuales. Piensa por qué calificamos y qué significa, y asegúrate de que el tiempo que dedicamos a hacerlo logre los objetivos que buscamos.

¿Deseas hacer más fácil la evaluación de tus alumnos, ya sea en tiempo real o formativa o sumativa? Echa un vistazo a estas soluciones de evaluación. >>

SUSCRÍBASE AL BLOG DE EDUCADORES

PUBLICACIONES RELACIONADAS