Usar Rúbricas para Ayudar con la Diferenciación

Publicado por Kelly Bielefeld el 26 abril, 2018
Encuéntrame en

Using Rubrics to Assist with Differentiation

Si usted es un docente que tiene dificultades para dar retroalimentación de calidad a los estudiantes de manera eficiente, puede ser útil usar una rúbrica. Una rúbrica bien escrita puede ser una herramienta de clase increíble tanto para el docente como para el alumno. Incluso si ya usa las rúbricas con regularidad, algunas de estas estrategias pueden ayudar a los estudiantes a alcanzar niveles más altos de comprensión. 

Antes de seguir los pasos de la rúbrica diferenciada, quiero compartir algunas cosas que no se deben hacer cuando se intenta desafiar a los estudiantes. Primero, más trabajo no es un trabajo mejor. A veces leeré las rúbricas de docentes que dan una calificación "superior" para cinco ejemplos y una calificación "promedio" para tres ejemplos. Aunque a veces esto puede tener algún sentido (como usar evidencia de respaldo del texto), hacer más de algo no siempre lo hace mejor o más profundo, es solo cantidad y no calidad. Segundo, no ponga demasiado en la rúbrica. A veces tendemos a exagerar para que los estudiantes obtengan "puntos" que podemos poner en el libro de calificaciones. No haga que el aprendizaje gire alrededor del grado, haga que la calificación gire en torno al aprendizaje. Finalmente, escriba la rúbrica para que esté lo más claro posible. Cuando los estudiantes saben lo que se espera, el aprendizaje se vuelve visible y se quita el misterio.

 

Crear una rúbrica que funcione para su aula
Para nuestros propósitos, estamos utilizando las rúbricas para algo más que simplemente dar una calificación o proporcionar retroalimentación: en realidad estamos usando la rúbrica para ayudar a diferenciar el aprendizaje que se desarrolla en el aula. Aquí hay un ejemplo de cómo podría funcionar:

  1. Determine las Metas de Aprendizaje: Estas deben ser claras como el cristal en la mente del docente. Deben alinearse con los estándares, pero los estándares no deberían ser los objetivos mismos. Un docente puede tener que desarrollar objetivos más pequeños en el camino para lograr el objetivo más grande que se demuestra en el estándar. El objetivo de aprendizaje generalmente comienza con "El alumno podrá ..." Lo que sigue es el verbo cognitivo o el nivel al que se espera que el alumno entienda el contenido. ¿El alumno "comprenderá" el contenido, "analizará" el contenido, "demostrará" el contenido o "evaluará" el contenido? El verbo que se usa determinará el nivel cognitivo al que el alumno debe llegar mientras aprende.

  2. Determine cómo se ve el objetivo de aprendizaje a un nivel más profundo: si la rúbrica utilizada sigue un formato 1, 2, 3, la meta de aprendizaje original sería un 2. El objetivo de aprendizaje de nivel superior sería un 3 y el objetivo inferior podría ser un 1. Para el nivel 3, el docente puede simplemente aumentar el rigor de la meta original. Si se espera que todos los estudiantes "comparen estructuras gubernamentales en tres países de América del Sur", los estudiantes que ya hayan dominado esa meta podrían tener la meta de aprendizaje de "evaluar las estructuras gubernamentales en tres países de América del Sur". Los estudiantes tendrían entonces que proporcionar argumentos de apoyo sobre por qué una estructura es mejor que otra, que es una tarea más profunda y desafiante.

  3. Determine cómo se ve el objetivo de aprendizaje en un nivel inferior: Y finalmente, para que los estudiantes puedan tener dificultades con estos conceptos, el nivel más bajo de 1 podría ser "identificar / nombrar estructuras gubernamentales en tres países de América del Sur". Otra opción para esto podría ser hacer el objetivo de aprendizaje superior, pero con el apoyo de un adulto en el aula.

A medida que los estudiantes avanzan en las progresiones del aprendizaje, aprovechan las habilidades que ya aprendieron. Los diferentes tipos de estudiantes pueden satisfacer sus necesidades dando más rigor a las tareas. Tenga en cuenta que otra opción para el ejemplo de América del Sur podría ser comparar dos, tres o incluso cinco países. Este tipo de diferenciación funciona para ampliar la exposición del estudiante sin requerir que piense más.

 

Conseguir que tus alumnos participen
Una de las mejores ideas para crear objetivos claros de aprendizaje es involucrar a los estudiantes en la creación de la rúbrica. Los estudiantes que pueden ayudar a generar las rúbricas entienden lo que se les pide y deben poder nombrar los criterios para el éxito.

Puede ser difícil escribir una rúbrica, pero cuando lo hacemos, puede permitir conversaciones de aprendizaje sorprendentes y un nivel de aprendizaje más profundo que nunca. Estas rúbricas no equivalen a las calificaciones con mucha facilidad, y eso es por diseño. No se trata de obtener una "calificación", se trata de profundizar en el aprendizaje.

Para obtener tips de enseñanza más perspicaces y mantenerse al día con las últimas noticias y tendencias sobre educación ¡asegúrese de suscribirse al blog Educativo hoy mismo!.

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo