Tutoría Para Que Los Nuevos Docentes Tengan Éxito

Publicado por Kelly Bielefeld el 02 abril, 2019
Encuéntrame en

MentorNewTeachers

Imagina que eres un docente y además nuevo en la profesión. Aunque podrías estar muy emocionado por el inicio de tu carrera, probablemente también estés muy nervioso. Con todas las cosas nuevas que resolver, aún el nuevo docente mejor preparado todavía necesita de mucha ayuda y apoyo. Incluso diría que realmente no hay nada que pueda preparar a un docente para su primer año de enseñanza. Incluso si los docentes se sienten seguros de sus habilidades y estrategias, aprender de un mentor con experiencia es esencial para su éxito.

Hay numerosas razones por las que la tutoría es tan importante. La mentoría no solo brinda tips y orientación al nuevo docente, sino que también puede modelar el pensamiento reflexivo que poseen todos los docentes efectivos. La tutoría debe ser algo más que mostrarle a un docente dónde está la copiadora; debe ser la capacidad de planificar de manera efectiva, navegar por las reuniones de padres y las estrategias para satisfacer las necesidades de cada estudiante. Los procesos de tutoría son muy informales; esto no es necesariamente algo terrible, pero puede dejar mucho al azar y mucho en la vuelta del mentor. Debido a que el tiempo es corto, muchos mentores pueden no cubrir todo lo que necesita ser discutido con el docente. Crear una forma sistemática para que los mentores y aprendices se reúnan con orientación sobre temas de discusión es fundamental para el éxito del nuevo docente.

Consideraciones para los Nuevos Docentes

Hay algunos aspectos que los líderes escolares deben considerar acerca de cómo la mentoría estructurada puede apoyar el éxito de los nuevos docentes. Aquí hay algunas maneras de asegurar que los nuevos docentes puedan lograr el éxito en su primer año:

La creación de horarios de reuniones regulares ayuda a garantizar el éxito. Todos están ocupados, especialmente los nuevos docentes. Debe haber un tiempo programado para que los mentores y docentes se reúnan, de lo contrario no sucederá. Esto no se debe a la falta de buena intención, es solo la realidad de una vida escolar ocupada.

Alguien en un rol administrativo tiene que guiar el proceso. En mi experiencia, he visto a los directores presentar mentores a sus aprendices, desearles buena suerte y alejarse. Debe existir un sistema organizado para que el mentor y el docente sepan qué temas deben discutirse. Al hacer esto, los directores pueden ayudar a formar el tipo de cultura centrada en el aprendizaje que desean ver en el colegio. Los mejores resultados provienen de la mentoría sistemática que la que se deja al azar.

Ser un buen mentor es vital. La importancia de la selección del mentor no puede ser subestimada. El mentor dará forma al punto de vista del nuevo docente sobre la escuela, los estudiantes, los padres e incluso la administración, hasta cierto punto. Es fundamental que los docentes mentores tengan un impacto e influencia positivos en el nuevo docente, al mismo tiempo que apoyan la visión de la escuela y el distrito. Aunque podría haber un mentor natural que pudiera apoyar a la persona (por ejemplo, un compañero de equipo del mismo nivel de grado), podría haber un mejor ajuste para ayudar a moldear al nuevo docente en un profesional eficaz.

Comience con una base firme. Al igual que con cualquier relación positiva entre estudiantes y docentes, la relación entre mentor y aprendiz debe comenzar con una conexión personal. Demasiadas veces, saltamos directamente al "modo de trabajo" para proporcionar información, tips, directrices y asesorías sin llegar a conocer realmente a la persona. Los directores deben asegurar que los mentores dediquen tiempo a conocer al nuevo docente; esto puede ayudarlos a formar un estilo de mentoría en consecuencia.

Algunas personalidades están muy abiertas a la retroalimentación y quieren saber cada pequeño detalle sobre todo. Otros docentes nuevos estarán mucho más interesados en el panorama general y querrán conocer la filosofía general del currículo y la instrucción antes de que necesiten conocer alguno de los detalles más pequeños. Otra razón para conocer al nuevo docente es que él o ella puede tener un lugar específico en la vida que impacta en cómo se ve la mentoría fuera de un día de escuela. Si tienen una familia joven o están recién casados, podrían ser más o menos flexibles para dedicar más tiempo antes y después de la escuela.

Los administradores deben recordar que no debemos dejar la mentoría al azar. Con demasiada frecuencia, simplemente ponemos a dos personas juntas y lo llamamos mentoría. La buena mentoría debe ser estratégica y sistémica: cuando es aleatoria, los resultados aleatorios varían ampliamente. Los docentes nuevos necesitan mucho apoyo para tener éxito, y la tutoría puede ser una de esas piezas críticas que moldean a los nuevos docentes entusiastas en docentes líderes veteranos que un día pueden convertirse en mentores.

¿Quieres conectarte con compañeros educadores para hablar sobre tips de enseñanza, tendencias educativas e ideas de lecciones? Considera unirte a MimioConnect™, nuestra comunidad de enseñanza interactiva.

Únase a Nuestra Comunidad de Educadores en Línea

PUBLICACIONES RELACIONADAS