Investigación y Educación del Cerebro

Publicado por Kristy Nerstheimer el 26 diciembre, 2018

InvestigacionYEducacionDelCerebro

Mucho se ha escrito sobre investigación y educación del cerebro. A veces puede ser abrumador recordar todas las áreas del cerebro y sus funciones, así como las mejores maneras de educar a los estudiantes con estas funciones en mente. Este es un curso intensivo sobre el desarrollo del cerebro y algunas formas en que los docentes pueden usar esta información para proporcionar las mejores prácticas de enseñanza.

El cerebro se compone de tres partes: el cerebelo, el tronco cerebral y el cerebro. La función principal del cerebelo es coordinar el movimiento muscular y el equilibrio. El tronco cerebral conecta el cerebelo y el cerebro a la médula espinal, que actúa como un centro de mensajes para enviar todo tipo de información importante desde el cerebro al cuerpo, incluidas las funciones básicas como respirar, comer y dormir.

El cerebro es la parte más grande del cerebro y está compuesto del hemisferio derecho e izquierdo. Esta es una gran parte que concierne a los docentes: tratar de hacer que el cerebro crezca, aprenda y alcance su nivel óptimo de rendimiento. Dentro del cerebro, hay cuatro lóbulos: frontal, parietal, occipital y temporal. La superficie del cerebro se denomina corteza, que contiene varios miles de millones de neuronas (células nerviosas) que están dispuestas en capas que actúan como una mega autopista, que realiza todo tipo de conexiones a través de las diferentes áreas del cerebro. Tenemos células nerviosas en todo nuestro cuerpo y con cada experiencia, las neuronas viajan de un lado a otro a través de las sinapsis, lo que crea el aprendizaje y el desarrollo necesario en el cerebro.

Apoyando el Desarrollo Saludable del Cerebro

Esta es la anatomía básica del cerebro, pero cuando hablamos de metacognición, aquí es donde entran en juego nuestras aulas. Como docentes, nuestro trabajo es hacer tantas conexiones como sea posible, creando sinapsis y un flujo constante de desarrollo de neuronas. Aquí hay algunas formas de crear un desarrollo cerebral saludable en su salón de clases: 

Construye relaciones dentro de tu aula: el cerebro contiene tres estados cerebrales diferentes. El estado ejecutivo es donde el cerebro puede comenzar a aprender (el cerebro). Sin embargo, antes de que los alumnos puedan realmente aprender, tanto el estado de supervivencia como el emocional deben satisfacerse (tronco cerebral y cerebelo). Por lo tanto, los estudiantes necesitan sentirse amados y seguros antes de que puedan ingresar al estado ejecutivo de aprendizaje. Es imperativo construir relaciones con tus estudiantes. Hay muchos programas y actividades socioemocionales exitosos, ¡encuentra el que funcione mejor para ti! 

Estableciendo conexiones: el cerebro aprende y se desarrolla a través de las conexiones, así que intente establecer conexiones a lo largo de tu plan de estudios. Muchas actividades de STEAM atraviesan las asignaturas curriculares mientras están bajo el paraguas de un tema más amplio. Sin embargo, puedes hacer esto con cualquier tema. A veces es posible que tengas que hacer malabares y moverte en torno a los objetivos, las normas y tu calendario anual para que funcione. Pero al hacerlo, haz creado una experiencia más conectada, lo que permitirá a tus estudiantes absorber la información con más éxito.

Ofrece múltiples experiencias sensoriales: dado que las células nerviosas están ubicadas en todo el cuerpo, las experiencias en las que los estudiantes pueden usar tantos sentidos como sea posible se sumarán a su aprendizaje. Incluir más actividades prácticas crea más sinapsis en el cerebro, que es una forma más rápida de aprender y retener información.

Minimiza las decoraciones en el aula: tener demasiados elementos visuales puede interferir con el enfoque y la memoria de los estudiantes. Considera reducir los colores brillantes y los carteles ruidosos. Por supuesto, a los estudiantes les encanta ver su propia obra de arte en las paredes, ya que esto crea un sentido de propiedad dentro de su comunidad de aula. Entonces, me atrevo a decir, deja un par de paredes en blanco! Usa una o dos paredes con la información necesaria en la que los estudiantes puedan usarla de referencia para obtener ayuda y, finalmente, es un trabajo creado por los estudiantes. 

Enseñe sobre el cerebro a sus estudiantes: es importante que los estudiantes se conviertan en auto-motivadores y estén a cargo de su propio aprendizaje. ¿Qué mejor manera de hacerlo que enseñarles realmente cómo funciona el cerebro? Una vez que los estudiantes pueden entender cómo funciona el cerebro, pueden ser capaces de evaluar la mejor manera de aprender un concepto o superar una lucha. Una gran lección para enseñar sobre el cerebro es la neuroplasticidad, que es básicamente cómo su cerebro puede cambiar y crecer a través de nuevas experiencias (es decir, todo lo que hace en la escuela). Además, el cerebro realmente necesita repetición y práctica para retener información.

Actividad física: ser físicamente activo no solo es bueno para la salud en general, sino que también puede estimular el nacimiento y el crecimiento de nuevas neuronas, así como enviar oxígeno a través de su cerebro. Entonces, ¡salgan! El recreo es de vital importancia para nuestros estudiantes. Los estudiantes más grandes también necesitan algún tipo de ejercicio. Si no puedes sacar a tus estudiantes afuera, ve a YouTube para ver algunos videos de acción o reproduce algunos CD de acción. El ejercicio también libera endorfinas en tu cerebro, creando una actitud positiva general, ¡algo que todos quieren en el aula! 

El cerebro y la tecnología: demasiado tiempo en pantalla puede impedir el crecimiento y desarrollo del cerebro, no permitiendo una conectividad adecuada. El cerebro necesita estimulación del ambiente exterior para prosperar. Tu cerebro necesita estímulos adecuados para crecer, al igual que tu cuerpo necesita alimentos para vivir. Demasiado tiempo al frente de la pantalla también puede llevar a una falta de enfoque, a un aumento en el TDA, una falta de habilidades para resolver problemas e impaciencia, ¡solo por nombrar algunos! Dicho esto, la tecnología está aquí para quedarse y puede ofrecer una multitud de recursos para nuestros estudiantes, pero el tiempo que pasan al frente de la pantalla debe ser limitado. En un mundo perfecto, los estudiantes pueden estar al frente de la pantalla de la escuela una hora y una hora adicional en casa.

Al saber un poco más sobre el cerebro, los docentes pueden hacer lo que mejor hacemos: ¡enseñar! Esperamos que esto se pueda agregar a su propia pedagogía y filosofía, lo que a su vez puede aumentar la educación y el éxito de sus estudiantes 

¿Quieres mantenerte al día sobre las últimas tendencias en educación y tecnología educativa? ¡Asegúrate de suscribirte a nuestro blog de Educadores!

PUBLICACIONES RELACIONADAS