Encontrando Tu Propia Voz Como Docente (Parte 2)

Publicado por Shawn Wheeler el 09 julio, 2019

ENCONTRANDO-TU-PROPIA-VOZ-COMO-DOCENTE-(PARTE-2)_esp

En la primera parte de esta serie, cubrí los diversos desafíos que enfrentan los docentes al tratar con el sonido en el aula. Cuando se toma en consideración la pérdida de audición, la distancia y la absorción del sonido, puede ser difícil para los docentes encontrar la voz de su docente. Entonces, ¿qué permite que los docentes sean escuchados y puedan ayudar a mejorar la enseñanza y el aprendizaje en el aula?

Cuando me paro frente a un aula hoy en día, soy una persona diferente. Claro, soy más viejo de lo que admitiré, pero lo más importante es que hablo como si estuviera a 18 pulgadas de distancia de la persona con la que estoy comprometido. Puedo hacer esto a través de la tecnología: un micrófono, un amplificador y altavoces.

Hoy me puse el micrófono del sistema de audio para el aula MimioClarity ™, junto con mi amplificador y altavoz del aula. Hablo a un nivel de voz y tono de conversación como si estuviera a 18 pulgadas de mis estudiantes. Puedo susurrar o levantar mi voz para que tenga efecto y todos los estudiantes de mi aula, sin importar dónde se sientan, pueden escucharme. Algo tan simple como distribuir mi voz a través de cuatro altavoces en mi aula ha cambiado mi tono para siempre y me ha permitido encontrar mi voz real y dejar de lado mi propia voz como docente.

Llegar Claramente a los Estudiantes

Entonces, ¿cómo un micrófono, un amplificador y unos altavoces en el aula hacen una diferencia tan grande? Considere al niño en el aula que no está prestando atención. Este niño está habitualmente fuera de la tarea, no sigue las instrucciones y, como resultado, probablemente obtiene malas calificaciones. Podemos trasladar al estudiante a una ubicación diferente en el aula o pedirle a un especialista que evalúe al niño para detectar una discapacidad de aprendizaje, pero el desafío que a menudo pasamos por alto es la capacidad del estudiante para escuchar la instrucción. La audición y el aprendizaje a menudo están conectados, ya sea que un niño tenga una pérdida de audición leve o grave, la pérdida de audición tendrá un impacto negativo en el rendimiento del alumno y, a menudo, también en su comportamiento.

Mediante el uso de la tecnología, tenemos la capacidad de controlar mejor y superar los desafíos de la absorción del sonido en el aula y de presentar el audio de manera más uniforme en todo el aula, independientemente de la ubicación del instructor. A través de la tecnología, tenemos la capacidad de contrarrestar las pérdidas auditivas de los estudiantes necesitados y de proporcionarles un nivel claro de inteligibilidad, que les ayudará en su aprendizaje. En definitiva, podemos aportar claridad al aula.

El sistema de audio para el MimioClarity es simple. Un amplificador y cuatro altavoces han sido instalados en mi aula. Para espacios más grandes, el sistema se puede ampliar a seis u ocho altavoces. Conectado al amplificador está mi computadora, lo que permite que cualquier audio multimedia se presente a mis alumnos. Finalmente, me puse el micrófono (¡enciéndalo, por supuesto!).

Una de las características que más me gusta de este sistema es que me permite moverme por el aula que enseño sin interrumpir la capacidad de los estudiantes para escuchar mi instrucción. Si necesito tener una conversación privada con un estudiante, puedo silenciar el micrófono. Sinceramente, este sistema hace aún más, ¡pero lo más importante para mí es permitir que los alumnos escuchen mi instrucción!

Borrar Desde la Primera Hasta la Última Fila

Las palabras son maravillosas y pueden ayudar a transmitir cómo el sonido viaja a través del aula y baja el volumen, o, como hemos leído, la intensidad. En lo personal, me gustan las fotos. A continuación, encontrará dos gráficos para ilustrar cómo es el sonido (y la física) en el aula.

Una buena relación señal/ruido es de + 15dB por encima del ruido que está al final del aula. La imagen de abajo muestra que a seis pies del docente, el nivel de señal a ruido ha bajado. Cuando nuestra voz llega a la última fila del aula, el nivel de ruido está muy por debajo del nivel de ruido de fondo.

MimioClarity1

Si modificamos el aula con altavoces ubicados estratégicamente alrededor del aula, no solo podemos amplificar la voz del docente, sino que también podemos asegurar que cada alumno en el aula esté en condiciones de escuchar la voz del docente, así como el resto del audio multimedia un nivel + 15dB por encima del ruido de fondo.

MimioClarity_2

Es cierto que estas imágenes simplifican en exceso la diferencia que hacen un micrófono, un amplificador y los altavoces en el aula, pero a veces las cosas son tan simples como parecen. El sistema de audio para el aula MimioClarity tiene muchas características que van más allá de simplemente amplificar mi voz. Lo más importante para mí es que permite que mis alumnos escuchen mi voz real en un ambiente propicio para el aprendizaje.

¿Deseas obtener más información sobre el nuevo sistema de audio para el aula MimioClarity? Haz clic aquí para descubrir lo fácil que es ampliar el aprendizaje a lo largo de su aula.

Aprender Más Sobre Nuestro Sistema de Audio