Detrás del Escritorio del Director: Cómo Hablar con los Estudiantes que se Envían a la Oficina

Publicado por Kelly Bielefeld el 13 diciembre, 2017
Encuéntrame en

Detrás-del-Escritorio-del-Director.jpg

Uno de los roles para los que menos me preparé cuando me convertí en director fue el de "investigador principal" de la escuela. Descubrí rápidamente que horas y horas podrían ser absorbidas por un simple problema de baño o un problema en el patio de recreo. No tenía idea de qué hacer o cómo hacerlo cuando se trataba de interrogar a los estudiantes, ni me di cuenta de cuánto tiempo podía tomar.

A lo largo de los años, he desarrollado algunas técnicas para ayudar a que este proceso funcione mejor, tanto para mí como para los estudiantes. Algunas de estas ideas aumentan la eficiencia, algunas aumentan la efectividad, y algunas son solo pautas generales para ayudar a mantener una buena relación tanto con los estudiantes como con los docentes.

 

Estas son algunas de las formas en que trato con los estudiantes que son enviados a mi oficina:

  • Lograr que el alumno hable: incluso si sé exactamente lo que sucedió y ya he hablado con el docente, siempre empiezo una conversación con el alumno haciendo la siguiente  pregunta: "Dime qué sucedió". He descubierto que esto no hace amenazante la conversación cuando esta inicia. El estudiante probablemente estará nervioso, así que esto ayuda a que hablen. Comenzar con una acusación o una pregunta específica a veces los hará mentir o cerrarse. Dicho esto, trato de hacer un "hallazgo de hechos" antes de hablar con el alumno. Si tengo información de fondo, puedo decir desde el principio si la conversación es precisa o necesita ser redirigida.

  • Crear y mantener la confianza: para llegar a la raíz del problema (y para saber la verdad), el alumno debe confiar en usted. Esta relación no puede comenzar cuando el estudiante se mete en problemas: tiene que comenzar al inicio del año a través de conversaciones con el alumno en horarios no contingentes. Durante y después de la conversación con el alumno, es fundamental mantener su confianza. Si el estudiante está teniendo un conflicto con un docente, pueden compartir sentimientos personales y opiniones sobre el docente. Esta conversación debe usarse para ayudar a resolver el problema, de modo que el problema no vuelva a ocurrir, no lo use para crear más conflicto entre el docente y el alumno. La confidencialidad es importante.

  • Buscando el problema subyacente: Mi objetivo ante cualquier situación de "disciplina" es enseñar algo al alumno. Para algunos estudiantes, esto es fácil. La mayoría de los niños tienen miedo cuando se menciona la oficina del director y nunca quieren ir. Otros estudiantes luchan con el comportamiento y probablemente lo tengan durante años. Otorgar un castigo no solucionará un problema. Sí, hay momentos en que los estudiantes necesitan una suspensión fuera de la escuela por conducta severa, pero tiene que haber un componente de aprendizaje para la situación si queremos que se solucione. Algunas de las ideas que he utilizado incluyen reflexionar sobre lo sucedido, crear un plan para corregir la situación, contactar a los padres para hablar de asesorías o terapia externa, dar al alumno una intervención dentro del horario de escuela (como un check in / check out), eliminar el problema de influencia del alumno (es decir, estudiantes separados durante el recreo) y estar siempre en contacto con los padres. Hay algunos padres que no necesariamente ayudarán a que mejore la situación, pero siempre me comunico con ellos sobre lo que está pasando, incluso si este es el caso.

  • Documentación: esto viene en dos formas diferentes. Primero, una vez que el estudiante me ha dado una historia y hemos analizado los detalles, les pido que escriban lo que sucedió y lo firmen. Esto le da algo de peso y si algo es inexacto, podemos consultarlo más adelante. Segundo, documenté todos los detalles que me sucedieron a mí mismo. Usualmente hay varias historias sobre lo que sucedió, entonces esto ayuda a sintetizarlo todo.

  • Sincronización: hay eventos que ocurren y que deben ser manejados de inmediato, mientras que algunos problemas pueden esperar. Para respetar el tiempo de instrucción del docente, siempre trato de hablar con un alumno cuando el docente no está en dando la instrucción de la lección. También siempre pregunto al docente si es un buen momento para sacarlos de la clase, a menos que sea una emergencia. Siempre quiero que el docente sienta que su tiempo es más valioso que el mío. Puede ser una consecuencia lógica que cualquier entrevista con un estudiante ocurra durante el recreo o durante una actividad favorita.

  • Comunicarse después del hecho: He creado una lista de verificación para esto porque a veces, este ciclo de retroalimentación no ocurre. El docente, los padres del acusado, los padres de la víctima y la oficina deben estar informados sobre lo que está sucediendo. Esto es fundamental para el docente en algunos frentes: necesitan sentirse apoyados, necesitan saber cuál será el castigo y deben conocer la historia completa. Muchos incidentes ocurren sin la presencia del docente, pero los padres preguntarán al docente si tienen alguna pregunta al respecto.

 

Estos son solo algunos consejos sobre cómo investigar una situación relacionada con los estudiantes. Sherlock Holmes probablemente se decepcionará, pero posiblemente pueda ayudar a otro director a crear un sistema eficiente para que los estudiantes obtengan lo que necesitan para evitar que vuelvan a surgir problemas.

¿Le gusto esta nota? Obtenga inspiraciones diarias, semanales o mensuales inscribiéndose en nuestro blog educativo. ¡Suscríbese hoy!

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo

PUBLICACIONES RELACIONADAS