Construyendo un Makerspace desde Cero

Publicado por Kelly Bielefeld el 24 julio, 2018
Encuéntrame en

StartaMakerspace

Crear un makerspace en una escuela o aula es una gran idea por muchas razones. En un espacio de creación bien gestionado, el compromiso es alto, el pensamiento crítico está teniendo lugar, y la resolución colaborativa de problemas está ocurriendo entre los estudiantes. ¿Qué es lo que no le gusta?

Pero la perspectiva de lograr arrancar un makerspace puede ser abrumador. Estamos en el proceso de lanzar uno en nuestra escuela el próximo año y hemos aprendido algunas cosas en el camino.

Aquí hay algunas sugerencias que pueden ayudar a otros a medida que desarrollan sus espacios de creación:

Liderazgo: Para mí, este fue el punto de partida de nuestro makerspace. Tenemos un núcleo de educadores dedicados que pueden ver el poder de crear este espacio para nuestros estudiantes. No todos los miembros han estado involucrados en las primeras etapas de planificación, pero eso está bien. Nuestro grupo de liderazgo pondrá todo en movimiento, y esperamos que otros vean el poder y se unan.

Incluso si el espacio se va a compartir, lo mejor es contar con un líder designado o líderes para administrar y tomar decisiones finales sobre el espacio. Cuando el espacio compartido no es propiedad uno solo, puede desorganizarse: piense en la sala de educadores de su escuela. Alguien tendrá que monitorear el equipo que necesita ser reparado, los suministros que deben ordenarse y el desorden que necesita ser limpiado. También es útil para este equipo de liderazgo tener una idea de cómo operar y solucionar problemas en el equipo.

Haga algo de tarea: Nuestros educadores líderes viajaron a otras escuelas y observaron lo que tenían en sus espacios. Encontramos algunos en las aulas, algunos en áreas comunes compartidas, y algunos en las bibliotecas. Al ver qué funcionaba mejor en cada uno de estos edificios, pudimos formular un plan para ponerlo en práctica en nuestra escuela. Nuestro plan consistió en parte en el arreglo de las aulas, los muebles y el equipo, y parcialmente en las diferentes habilidades que queríamos que los alumnos aprendieran.

Comience con la normas de educación establecidas y los resultados: a medida que comenzamos a formular el diseño y el plan para el área, comenzamos con las normas de educación que queríamos implementar en el plan de estudios (o buscando un plan de estudios si no teníamos ninguno). No queríamos que esta área fuera vista como un patio de juegos, sino como un laboratorio de aprendizaje y colaboración. Este será un proceso continuo porque tenemos diferentes grados, todos compartiendo el mismo espacio. Esperamos desarrollar lecciones para cada grado para las diferentes áreas.

Asigne espacios para los resultados: una vez que tuvimos definido el plan y la visión, comenzamos a ver cada espacio individual y lo que necesitaríamos. Un ejemplo es nuestra área de producción de video. Creamos una obra de teatro con un muro de pantalla verde y un mostrador de noticias frente a esta. Observamos la iluminación, el sonido, las puertas, las ventanas, el software y el hardware. Esto requirió una gran colaboración y continuará siendo un trabajo en progreso, pero queríamos un "ideal" para nuestro punto de partida que nos guiara.

A lo largo de este proceso, tuvimos la suerte de dirigir un gran proyecto de construcción. Debido a esto, fuimos bendecidos con aportaciones para las diferentes parte de la habitación que normalmente no tendríamos. Dicho esto, el equipo no formaba parte del presupuesto, por lo que tuvimos que pensar en financiar el equipo que necesitábamos para completar el espacio. ¡Lo que nos lleva a la siguiente sugerencia!

El presupuesto es importante: tuvimos que desarrollar un presupuesto para lo que queríamos y lo que pensábamos que podíamos pagar. Una vez más, comenzamos con el ideal de utilizar la filosofía de que siempre podemos restar del plan, si es necesario. También observamos alrededor de la escuela para determinar lo que ya teníamos que podría incluirse en el espacio compartido. El próximo año, seguiremos buscando fuentes de financiación, y usaremos este artículo como una gran guía sobre cómo financiar más de lo que tenemos actualmente. Sabemos que queremos algunas cosas, como una nueva mesa táctil, y estamos ansiosos por encontrar la manera de hacerlo realidad.

Poniendo todo junto: Antes del primer día de clases, nuestro equipo de liderazgo necesitará almacenar y organizar juntos el makerspace. Queremos que esté listo para llegar con expectativas con los estudiantes al comienzo del año escolar. Reflexionaremos sobre el progreso que estamos logrando, las normas de educación que estamos enseñando y el compromiso de los estudiantes. Nuestro espacio de creación probablemente nunca se convierta en un "producto terminado", pero esperamos que enseñe a los estudiantes habilidades significativas a partir del próximo año.

¿Está pensando en comenzar con su propio makerspace? Asegúrese de tener una idea clara de por qué quiere crear el espacio en su escuela. No solo confíe en querer ser moderno o incluso innovador, hágalo con una buena razón. Es mucho trabajo y vale la pena hacer una experiencia de aprendizaje significativa para nuestros estudiantes.

Lo invitamos a revisar nuestros otros blogs de Makerspace:

  1. Cómo crear un makerspace en el aula
  2. Lo que el cartón me enseñó sobre la motivación y el aprendizaje

¡El nuevo año escolar estará aquí antes de que se de cuenta! Empiece bien con tips útiles de enseñanza, ideas para las lecciones y las últimas tendencias de Tecnología Educativa durante todo el verano suscribiéndose al Blog de Educadores

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo  

PUBLICACIONES RELACIONADAS