Cómo los Administradores Pueden Sacar el Máximo Provecho de los Docentes Siendo Docentes

Publicado por Kelly Bielefeld el 21 febrero, 2018
Encuéntrame en

Teachingthe Adult Learner

La mayoría de los docentes sienten que son aprendices de por vida. Aman el aprendizaje, que es parte de por qué han adoptado la enseñanza como carrera. Entonces, si los docentes deben ser aprendices, ¿quiénes son sus educadores?

Sus educadores vienen en todas las formas y tamaños. Algunos están en las aulas de la universidad, algunos están en chats de Twitter, otros son educadores en el pasillo, y algunos son expositores conocidos a nivel nacional que comparten su experiencia. 

Personalmente, creo que todos los administradores a menudo deben usar el sombrero de "educador" para sacar el máximo provecho de los docentes con los que trabajan. Cuando los administradores modelan grandes prácticas de instrucción, envía un mensaje a los docentes sobre la importancia de su función. 

Para directores, administradores de planes de estudios y superintendentes, debemos encontrarnos –a menudo- a nosotros mismos utilizando nuestras estrategias de enseñanza con nuestros docentes, incluso durante las reuniones cortas de la facultad. Sabemos que simplemente con hablarle a los estudiantes -es en gran medida una forma inefectiva de enseñarles cosas, por lo que tampoco deberíamos hacer esto con nuestro propio personal.

Considerando las Similitudes entre Adultos y Niños

Vamos a detenernos por un segundo y pensar en el "alumno adulto". Este artículo se centrará en las formas en que deberíamos utilizar nuestra experiencia en el aula con los adultos. También hay formas en que debemos tratar a los adultos que son diferentes de la forma en que tratamos a nuestros estudiantes, Esto lo trataremos en la segunda parte de esta serie especial de blogs. 

Estas son algunas formas de cómo enseñar a los estudiantes adultos como enseñamos a los estudiantes:

Expectativas claras: debemos tener un objetivo de aprendizaje claro con los adultos; esto puede ser más importante para los adultos que para los estudiantes. Muchos adultos son instantáneamente escépticos cuando aprenden formalmente algo. Pueden pensar que se desperdiciará su tiempo, o pueden pensar que tienen mejores cosas que hacer. Al tener un objetivo de aprendizaje claramente articulado desde el comienzo, el adulto sabrá cuál es el objetivo del tiempo que está gastando en aprender.

Diferenciación para todo tipo de alumnos: con demasiada frecuencia, suponemos que todos los adultos son del mismo tipo de alumnos, y simplemente porque son adultos están muy motivados para aprender de forma inherente el material. Así como lo hacemos con nuestros hijos, tenemos que diferenciar para adultos. Al enseñar a los estudiantes adultos, siempre debemos recordar utilizar diferentes tácticas de estilo de aprendizaje. Los adultos necesitan escucharlo, verlo y hacerlo como lo hacen nuestros hijos. La parte de "hacerlo" es aquella en la que algunos adultos arrastran los pies, pero si es práctica y relevante, estarán más dispuestos a participar y participar. Y hablando de relevante ...

Tiene que ser relevante: este es un gran desafío para los adultos. De alguna manera, probablemente sean más individualizados que nuestros estudiantes. A menudo tenemos un docente de primer año y un veterano de 25 años en la misma aula donde enseñan materias completamente diferentes, lo que hace que sea difícil mantener la información y el aprendizaje relevantes para ambos. Ayuda a mantener las ideas centradas en estrategias universales que se aplican a todas las áreas de contenido. También ayuda tener tiempo para que los adultos compartan sus conocimientos y experiencia con el resto del grupo.

La planificación es crítica: la planificación es incluso más importante con los adultos que con los estudiantes. En el aula, a menudo hay tiempo de inactividad para que los estudiantes terminen los proyectos. Los docentes a menudo tendrán proyectos paralelos o trabajos independientes para sus alumnos. Pocos adultos quieren este tipo de tiempo de inactividad en su vida: entienden lo importante que es el tiempo y probablemente estén muy ocupados, por lo que es esencial planear cada momento y no perder el tiempo. También queremos modelar siempre la enseñanza entre una campana y campana, así que esto significa que la planificación debe ser muy organizada y bien pensada.

La gestión del aula importa: esta suena graciosa, pero es muy cierta. Esto no significa que regularmente tengamos que enviar a nuestros estudiantes adultos a la oficina o detenerlos por cómo están actuando, pero la forma en que manejamos el aula sí impacta en el aprendizaje. Tener reglas y procedimientos claros en el aula es importante: hacemos lo mismo con los adultos; en su lugar, los llamamos "normas". Tenemos que mantener un enfoque en las normas de comportamiento y, a veces, debemos dirigirnos a las personas si las están violando.

Los adultos y los estudiantes son muy diferentes, pero hay algunas verdades universales para enseñar a ambos grupos. Debemos tener en cuenta estas ideas cuando trabajamos con nuestros estudiantes en nuestras escuelas, así como cuando trabajamos con estudiantes adultos.

Asegúrese de suscribirse al blog Educativo para no perderse la segunda parte de esta serie, donde trataremos las formas en que enseñar a los adultos difiere de enseñarles a los niños.

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo

PUBLICACIONES RELACIONADAS