Aprender: El Tiempo lo es Todo

Publicado por Kelly Bielefeld el 06 diciembre, 2018
Encuéntrame en

Learning_TimingisEverything

A menudo, tal vez demasiado a menudo, en las escuelas, dividimos el día en secciones finitas de aprendizaje. Una hora para la lectura y una hora para las matemáticas, tal vez 25 minutos para la ciencia. Sabemos a cierto nivel que el aprendizaje realmente no funciona de esta manera, pero es la mejor manera de asegurarnos que el contenido esté cubierto y no se omita.

Los directores tienen a menudo la culpa de los horarios maestros como este. Hay, por supuesto, buenas y necesarias razones para este tipo de horarios. Los minutos generalmente se etiquetan en el Programa de Educación Individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) de un estudiante, que requiere que se asignen períodos de tiempo específicos a áreas de contenido específicas. Hay recursos o aulas que deben programarse en un momento determinado. También se necesita un tiempo de planificación adecuado para cada docente, por lo que crear un horario como este es una forma de hacerlo. 

Hay un inconveniente en estos horarios, también. El aprendizaje no siempre existe en secciones como esta. Los estudiantes pueden aprender de una manera más profunda y relevante cuando aprenden en diferentes áreas curriculares, haciendo conexiones entre las diferentes disciplinas. Pero los horarios maestros como este no van a desaparecer. Y mientras esperamos que el sistema se adapte para satisfacer las necesidades del aprendiz, los adultos involucrados pueden intentar impactar el aprendizaje de la manera más positiva posible.

 

Aprovechando al Máximo Tu Tiempo

Al pensar en el tiempo, específicamente en el tiempo de instrucción, es fundamental dar un paso atrás y pensar estratégicamente sobre cómo usamos el tiempo. Mientras estamos en la mitad del año, la semana o la lección, es difícil ver exactamente cómo lo estamos haciendo para alcanzar nuestros objetivos de aprendizaje. Aquí hay algunas ideas para ayudar con esa reflexión y, con suerte, crear un impacto más positivo en el aula y la enseñanza:

  1. Algunos aprendizajes pueden ser rápidos: hay algunas habilidades que los estudiantes necesitan practicar varias veces con un ritmo establecido para crear automaticidad. Ejemplos de esto serían practicar hechos matemáticos, practicar el reconocimiento de letras o memorizar estados y capitales. Estas son habilidades de bajo nivel que no requieren mucha reflexión profunda.

    Observando el tiempo: la repetición es clave, por lo que el ritmo de esta práctica debería ser muy rápido. Al enseñarles primero los procedimientos a los estudiantes, estas habilidades pueden obtener las repeticiones que necesitan para integrarse en la memoria del estudiante.

  2. Algunas necesidades de aprendizaje deben moverse más lentamente: hay otros conceptos e ideas que requieren un nivel más profundo de pensamiento, y este nivel no es fácil de alcanzar rápidamente. Para estas ideas, se necesita no solo tiempo, sino tiempo de procesamiento para que los alumnos incorporen el conocimiento. Considere algo como aprender sobre controles y balances en nuestra democracia. Los estudiantes tendrían que entender las ramas del gobierno primero, y luego entender cómo cada uno ayuda a equilibrarse entre sí.

    Observando el tiempo: el problema que tienen la mayoría de los docentes es no permitir suficiente tiempo para algunos de estos conceptos. Para estas ideas, es mejor ir más profundo en lugar de más rápido, por lo que al agregar un día o dos a la lección, el docente puede asegurarse que los estudiantes tengan la oportunidad de procesar realmente el conocimiento. 

  3. Algunas necesidades de aprendizaje deben abarcar períodos de tiempo: los educadores experimentados saben que no todos los estudiantes aprenden al mismo ritmo y al mismo tiempo. Cuando armamos un programa maestro o bloques de aprendizaje y lo alineamos con un mapa curricular de cuando estamos enseñando diferentes habilidades, suspendemos la idea de que todos los estudiantes aprenden a diferentes ritmos.

    Observando el tiempo: Es por eso que algunos recursos curriculares "hacen girar" los conceptos. Las ideas vuelven a lo largo del tiempo una y otra vez, de modo que los estudiantes que pudieron haberse perdido la primera vez tengan otra oportunidad de aprenderla a través de múltiples exposiciones.

  4. Algunos aprendizajes requieren dominio, mientras que otros no: otra idea que es importante para la planificación de un docente es la idea de que algunas habilidades requieren dominio, mientras que otras no. A veces hay orientación a nivel nacional o estatal con esta priorización, pero si no es así, el docente como profesional puede determinar qué habilidades realmente necesitarán dominar los estudiantes. 

    Observando la hora: una buena regla general para estas habilidades es hacer dos preguntas: “¿Es esta idea crítica para que el estudiante tenga éxito en la vida?” Y “¿Es esta una habilidad esencial para que el estudiante tenga éxito en el siguiente nivel de su educación? ”Si cualquiera de estos es el caso, vale la pena volver a visitar el concepto o dedicarle más tiempo si es necesario.

No hay respuestas claras a muchas de estas preguntas. Como dije antes, los docentes son los profesionales en el aula, por lo que él o ella pueden hacer determinaciones sobre cómo asignar el tiempo de aprendizaje. Requiere reflexión y colaboración con los demás, pero al profundizar en el tiempo que dedicamos a las diferentes tareas, podemos mejorar los resultados para nuestros estudiantes.

Para mantenerse al día sobre las últimas tendencias y noticias sobre educación ¡No dejes de suscribirte al Blog de Educadores hoy!

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo