5 Principales Desafíos  que Enfrentan los Docentes en el Aula

Publicado por Kristy Nerstheimer el 05 octubre, 2017

5 Principales Desafíos  que Enfrentan los Docentes en el Aula.jpg

¡Aquí vamos a otro año! Tenemos las pizarras con anuncios, los lápices afilados, los escritorios listos, las etiquetas de los nombres, y nos sentimos bien descansados después de unas merecidas vacaciones de verano. Llegamos cada año con un renovado sentido de energía, y todo listo para abordar todos los desafíos que vienen en nuestro camino. Aquí están los cinco desafíos que comúnmente enfrentamos en el aula como docentes:

  • Demasiados Docentes: Los docentes son la definición del hombre intermedio entre padres, estudiantes, administradores, etc., y no siempre obtienen lo que necesitan de cada grupo. Los docentes a menudo se sienten menospreciados. No tener el apoyo que necesitamos hace que sea difícil sentirse exitoso en el aula. La falta de financiamiento por parte del gobierno puede originar que se corten puestos de ayuda, no se disponga de suficientes recursos para el aula, se aumenten las clases y, por supuesto, no se eleva el dinero. La junta escolar y el distrito toman las decisiones primarias en cuanto a dónde y cuándo se asigna el dinero. Muchas veces, estas decisiones se toman sin entender completamente el impacto en los estudiantes. Desde los padres que están profundamente involucrados a los que vemos sólo en el primer y último día, puede ser un acto de equilibrio. Empapar de información a un administrador que no entiende completamente, y a eso sumemos nuestra carga de trabajo -todo resulta más difícil.

  • Restricciones de Presupuesto: Los docentes generalmente no ejecutan su profesión por el dinero, y los presupuestos ajustados a menudo los empujan a tocar sus propias carteras para pagar por artículos extra para el salón de clases. Sólo un clic en Pinterest y tenemos todo tipo de nuevas ideas y cosas para comprar para que nuestras aulas sean lindas, divertidas y emocionantes. Por mencionar algo, los cumpleaños de los estudiantes, regalos de vacaciones, contenedores de almacenamiento, y las fuentes extra de aula -por lo general nos hacen gastar aún más. Y a veces, porque nuestros corazones como docentes son tan grandes, podemos comprar para una familia con necesidad: comida o un abrigo. No importa cómo programen los días de pago, siempre es un alivio cuando el día de pago llega y este es antes del próximo desembolso que se acerca.
  • Tiempo: ¡Oh, maldito tiempo! Nunca hay suficiente. No hay suficiente tiempo en el día para profundizar alguna lección, ya que tenemos que mantener el ritmo para asegurarnos de que cumplamos con todos esos estándares en el día a día, el mes y el año. En lugar de quitar las cosas de nuestros escritorios, parece que siempre hay cosas que seguimos añadiendo: nuevo plan de estudio de matemáticas para aprender, nuevas aplicaciones para el iPad para descargar, recursos extra de lectura para implementar, etc. Y no olvidemos que estamos haciendo todo esto al tratar de preparar a nuestros estudiantes para las pruebas de estado, que siempre parecen estar a la vuelta de la esquina!

  • Necesidades del Estudiante: Camine hacia cualquier clase en cualquier día y verá una habitación llena de diferentes necesidades: el estudiante alto, el estudiante bajo, el estudiante ELL (por sus siglas en inglés English language learner | Estudiante del Idioma Inglés), el estudiante con necesidades especiales y el estudiante con problemas de conducta. Y tenemos que acomodar esas necesidades en nuestro día a día. Asegurar que esas necesidades se cumplan y que los estudiantes estén aprendiendo a su nivel, todo esto, es  un gran desafío. A veces me siento abrumada al intentar remediar algo para el estudiante bajo, un trabajo desafiante para el estudiante alto, y apoyo adicional del idioma para el estudiante de ELL, todo esto mientras aseguramos que los comportamientos de los estudiantes estén bajo control.

  • Docente Quemado: Después de leer todos estos desafíos, no es de extrañarse que los docentes a menudo se sienten quemados! Sentirse con exceso de trabajo, mal pagado, sin apoyo y no tener suficiente tiempo -puede hacer que un docente se sienta estresado. Trabajamos nuestro día de 8 horas, nos quedamos hasta tarde para limpiar y / o preparar para el día siguiente, traer a casa los papeles, comer un bocado en la cena, tal vez ver un episodio o dos de Game of Thrones, a continuación, colapso de agotamiento completo -solo para despertar y hacerlo todo de nuevo. Esto puede desgastar hasta el docente más enérgico. Una vez que este estrés y la presión cobran su precio, es sólo cuestión de tiempo antes de que se derrumbe en el aula y afecte a nuestros estudiantes.


Todos estos desafíos suenan un poco deprimentes y agotadores, pero la verdad es que cada trabajo tiene sus desafíos. En lugar de dedicar tiempo a concentrarse en estos desafíos, piense en los estudiantes a quienes servimos. Esos estudiantes adorables, ansiosos y de ojos brillantes que quieren aprender, quieren que les enseñemos y los amemos. Sí, la enseñanza tiene sus desafíos, que enfrentamos y vencemos todos los días, pero las recompensas son muy superiores a los desafíos que enfrentamos. Podemos hacer que el mundo sea un lugar mejor, un estudiante a la vez. Por lo tanto, mantener la barbilla y encender, es igaul a un docente increíble, ¡usted!

Lo invito a estar atento para el artículo de seguimiento de la próxima semana, donde discutiremos las maneras principales de abordar estos desafíos. Asegúrese de suscribirse al blog de Mimio Educator para manetenerlo al tanto de nuestras próximas publicaciones.

Suscríbase a Nuestro Blog Educativo